Skip to main content

En este post os vamos a contar la importancia de la dieta blanca después de un blanqueamiento dental. Ya sabéis que una sonrisa bonita, blanca y radiante es la mejor carta de presentación que existe y es por este motivo que en Clínica Alba ponemos mucho énfasis en los hábitos alimenticios de cada persona para el éxito y duración del blanqueamiento dental. 

Como seguramente desconoces, el tono del diente viene determinado por la dentina. Ésta se oscurece con el paso del tiempo y, al envejecer, el esmalte se vuelve más traslúcido provocando una pérdida de brillo y coloración. En Clínica Alba llevamos a cabo blanqueamientos dentales de forma totalmente profesional, que eliminan tantos las manchas intrínsecas como las extrínsecas del esmalte, devolviendo al diente una tonalidad más blanca y brillante. 

Es muy importante, no obstante, que el paciente conciba este tratamiento como lo que es; un proceso médico por lo tanto debe realizarse en una clínica dental y bajo la supervisión de un dentista. 

 

¿Por qué es tan importante llevar una dieta blanca después de un blanqueamiento dental?

Cuando se lleva a cabo un tratamiento dental, la superficie del esmalte queda porosa y su estructura química varía. El esmalte necesita un tiempo de rehidratación, ya que, antes de unos cuatro días aún es muy permeable, por lo que hay una serie de alimentos que se deben evitar por su alto contenido de pigmentación y ph perjudicial para un esmalte más débil. 

Transcurridos cuatro días desde el blanqueamiento dental, el esmalte es aún muy permeable, por lo que hay que escoger alimentos sin color, como el arroz, las carnes blancas, pescado blanco, lácteos sin fruta, pasta con queso…y evitar otros que sí lo tienen; arroz con paella (colorante), pastas con salsa, carnes rojas, pescado azul, café, té, vino tinto, chocolate negro, salsas de tomate… 

 

Veamos con más detalle qué alimento son o no recomendables en una dieta blanca: 

A evitar: café, coca-cola, té, bebidas carbonatadas, chocolates negros, frutas cítricas y con color como las cerezas, arándanos, fresas, frambuesas…, Verduras como espinacas, alcachofas y remolachas, salsas embotelladas, especias como canela, curry, cúrcuma, pimentón, colorantes en general, regaliz, chocolate negro. Suprimir, por supuesto durante el tratamiento el tabaco y no bañarse en piscinas con cloro.

Alimentos recomendados: carnes magras, pescados blancos, arroz, patata, huevo, pastas  (sin salsa), garbanzos, brócoli, frutas que no tengan color (plátano, manzana, pera). Es muy importante beber mucha agua durante las comidas para que los alimentos no se depositen en los dientes y, si se toma vino, éste debe ser vino blanco.

Ya por último, tener en cuenta que además de seguir una dieta blanca, es muy importante cuidar la higiene bucal. Se recomienda el cepillado de los dientes al menos 3 veces al día para mantener la salud de las piezas dentales, preferiblemente, después de cada comida. 

Siguiendo estos sencillos consejos de Clínica Alba ten por seguro que tu blanqueamiento dental tendrá el resultado que deseas y en poco tiempo podrás lucir una sonrisa perfecta y unos dientes sanos, blancos y brillantes.